Café Pasaje y su inseparable rosquilla

El matrimonio entre el Café y la Rosquilla se remonta a 1.997 cuando, después de varios años cerrado, se reabre el emblemático Café Pasaje de La Bañeza. Un encantador local con más de 70 años de historia, y del cual tomó su nombre.

Tras dos años el Café Pasaje amplía sus horizontes y es Astorga, ciudad amiga y vecina, donde decide asentarse.

La trayectoria del Café Pasaje en la capital maragata ha sido tan duradera y fructífera que hoy en día forma parte de su paisaje turístico, siendo ya, casi patrimonio de, la antiguamente conocida como, Asturica Augusta.

Su privilegiada ubicación, en plena Plaza Mayor, lo convierte en obligada visita, tanto de los astorganos y su comarca, como de la gran cantidad de visitantes que recibe esta majestuosa ciudad.

Después de algunos intentos, es ahora, a finales del 2.016 cuando por fin, se consigue trasladar a León la idea y el proyecto de Astorga.

El objetivo de esta nueva gerencia es ofrecer en León una continuación de lo que se viene ofertando en Astorga durante años: la denominada “Cocina de la Abuela”, y que es básicamente una carta tradicional y cuidada al servicio del cliente.

Y sobre todo, y ante todo, es conseguir que el enlace Café&Rosquilla, de hace tantos años, consiga llegar a sus bodas de plata en magnifica forma.

Café Pasaje